Atada, separado al cabecero de la cama. La imaginacion seri­a un escudo bastante valida para lograr la satisfaccion sexual.

Atada, separado al cabecero de la cama. La imaginacion seri­a un escudo bastante valida para lograr la satisfaccion sexual.

?Que amarres son los que te gustaria?

Cada alguno establece las amarres con los que quiere ser atado.

Estamos con la pareja, empieza a comernoslo desplazandolo hacia el pelo en vez de observar la escena desplazandolo hacia el pelo excitarnos como ocurre en diferentes ocasiones, optamos por cerrar las ojos e imaginarnos con una diferente persona. Imaginamos bastante y no ha transpirado variado, inclusive cuando estamos viviendo una posicion sexual. Lo sobre dejar las extremidades inferiores abiertas petrificadas desplazandolo hacia el pelo las brazos amarrados al cabecero es un clasico, desplazandolo hacia el pelo exactamente lo entretanto estamos en similar posicion nunca pensamos precisamente ni en la alma que esta en el pilon ni en que estemos placidamente referente a las sabanas. Nos imaginamos atadas por mil cadenas que impediran que escapemos a esa gloriosa sesion sobre sexo oral que nos esta haciendo esa ser que tantisimo nos pone. (?Slurp!). Esa misma escena puede construir parte sobre el imaginario cuando nos masturbamos. Tambien cuando estamos comprando el pan asi­ como de pronto nos brota. Cada alguno recreamos las situaciones que mas nos excitan carente seguir ningun patron mas que el particular. Y no ha transpirado en ese revuelo imaginativo entran Incluso practicas sexuales que, en la certeza, de ningun modo llevariamos an efecto.

No se a que se tiene que mi querencia por que me aten al cabecero sobre la cama. (mais…)